Si nos es posible, pondremos la punta de un soldador a la máxima temperatura en contacto con la cabeza del tornillo. Este se dilatará y al apartar el soldador se contraerá. Probaremos ahora y muy probablemente extraeremos el tornillo sin problemas. Si no disponemos de soldador, podemos utilizar un secador con la selección de aire caliente.