Una forma sería apoyando la punta del taladro sobre la marca y con la palma de la mano libre dar un pequeño golpe seco en la parte posterior del taladro desconchando así un poco el azulejo. Ahora ya podremos taladrar correctamente. Otra manera es cubrir la marca con un pequeño trozo de cinta de carrocero o esparadrapo y volver a marcar. También se puede hacer una marca con un pequeño punzón.