Las grietas suelen reaparecer al poco tiempo. Para prevenir esto, existe un recurso: taponarlas con un material elástico, compuesto de vinilo, que se utiliza para garantizar la estanqueidad de las junturas en las construcciones.

 

Esta pasta tiene la propiedad de no endurecerse totalmente, de manera que al conservar su flexibilidad se adapta al tamaño de la grieta si la misma vuelve a aparecer.