Haremos un corte fino y limpio mediante un cúter que dibuje una diagonal en la burbuja. Si el empapelado está seco, mediante una jeringa llenaremos el interior de la burbuja con más cola. En cualquier caso, acabaremos aplanando para conseguir que no quede ningún rastro.