Disponga palillos o cartones entre las baldosas para marcar el ancho de la junta y tener así capacidad de maniobra entre los desencajes que se produzcan.

 

Hay a la venta unos separadores que facilitan mucho la labor y son económicos.

 

 

Con separador:

 

Después de haber instalado la primera palmeta y antes de colocar la siguiente, se ponen separadores plásticos que darán la separación justa entre cada cerámica