Para evitar la posibilidad de golpearse los dedos al clavar una punta, atraviese con ella una cartulina, y utilícela como mango.


 

 

 

 

 

 

También puedes evitar golpearte los dedos cuando claves un clavo sosteniendo éste con una horquilla.