La luz del sol directa es enemiga natural de sus lienzos. Colóquelos en paredes donde no incidan los rayos solares sobre ellos.