Truco casero que ejerce bien su función.

 

Un punto de pintura fosforescente aplicada al interruptor puede facilitarle su localización inmediata en plena oscuridad.

 

Puede lograr el mismo efecto mediante cinta fosforescente que podemos encontrar en casi todas las ferreterías y grandes superficies.